Tratamiento de la epilepsia refractaria con cannabidiol: Piden un estudio oficial

 
La iniciativa legislativa pertenece al diputado Héctor Gutiérrez y solicita la realización de una investigación científica a cargo del Estado. El proyecto surgió de la inquietud acercada por familiares de pacientes que dicen utilizar un producto fabricado fuera del país con este fin. Hay controversias en el mundo respecto del “uso medicinal” de la marihuana.

DE LA REDACCION. Familiares de personas con epilepsia refractaria- un trastorno neurológico en el que los pacientes no responden a los tratamientos convencionales y sufren un severo deterioro neuronal a causa de las crisis convulsivas recurrentes -refieren emplear para tratarlos un aceite rico en cannabidiol, un derivado de la marihuana, que no se fabrica en el país. Y plantean que en función del marco normativo actual, deben recurrir al circuito ilegal para conseguir este producto, señalándolo como “supuestamente” efectivo.

En este contexto, y a partir de la inquietud formulada por madres y familiares de chicos que padecen esta enfermedad, y de las controversias que genera el “uso medicinal” de derivados de la marihuana, el diputado Héctor Gutiérrez, integrante de la comisión de Prevención de Adicciones y Control del Narcotráfico de la Cámara de Diputados de la Nación, presentó un proyecto solicitando al Poder Ejecutivo Nacional que “realice los estudios a fin de determinar la viabilidad de la utilización de medicamentos ricos en cannabidiol para el tratamiento de la epilepsia refractaria”.

La iniciativa fue presentada sobre finales de 2015 y se aguarda que pueda recibir tratamiento legislativo en la primera sesión del año, cuando vuelvan a reunirse las comisiones que deben intervenir: la de Prevención de Adicciones y Control del Narcotráfico y la de Salud.

A juicio del legislador “la existencia de cada vez más pacientes que recurren a este tipo de tratamiento alternativo, y la incertidumbre sobre sus resultados, así como los beneficios que podrían redundar en caso de comprobarse su eficacia, ameritan la intervención del Gobierno nacional para la planificación, financiación y ejecución de proyectos de investigación con rigor científico”.

En los fundamentos del proyecto se expresa: “Son varios los estudios que se han abocado a la consideración del cannabidiol como fármaco, sin haberse podido comprobar fehacientemente su eficacia, fundamentalmente por aplicación incompleta, parcial o acotada del método científico utilizado.

“Nos encontramos actualmente en una contraposición de crecientes opiniones basadas en la experiencia del uso y casos descriptos anecdóticamente por profesionales y pacientes frente a la ausencia de estudios fiables que demuestren eficacia a largo plazo y es por eso que solicitamos que se realice una investigación en nuestro país”, refiere el legislador en el texto de la propuesta. Allí también hace referencia a un fallo judicial que admite que los pacientes, en función de la validez de sus decisiones sobre su propio tratamiento y el respeto por las acciones privadas de las personas pueden contar con plantas de marihuana para darles un uso medicinal. “Si bien el fallo se aplicó a un caso de polineuropatía periférica de los cuatro miembros producto posiblemente del VIH, el criterio utilizado para el análisis de la situación bien podría ser generalizable a otras afecciones, entre ellas la epilepsia refractaria”, se agrega en el proyecto y en función de ello se insiste en la necesaria intervención del Estado en los estudios por cuanto “si se tomasen los argumentos atendibles de este fallo como base para otros casos, la generalización del uso de la marihuana podría provocan efectos colaterales sociales adversos”.

El proyecto insiste en la necesidad de intervención del Estado en estudios con rigor científico como primer paso para evitar que se generalice el uso terapéutico de una manera inespecífica que podría provocar un impacto indeseado”.



Los alcances del proyecto

Para abundar en más precisiones sobre los alcances de este proyecto. LA OPINION tomó contacto con el psicólogo Marcos Carini, asesor del diputado Héctor Gutiérrez en la temática de las adicciones quien consideró necesario empezar a plantear “cuáles son, dentro de las alternativas terapéuticas no oficiales, las que se están manejando.

“Las mamás que impulsaron la realización de este proyecto nos dicen que están tratando a sus hijos con un aceite o extracto traído de Israel. Nos pusimos a investigar y encontramos que este producto es rico en cannabidiol. Lo que no existen son estudios científicos que puedan comprobar que esto es efectivo y es precisamente lo que el diputado Gutiérrez está pidiendo: que el Estado pueda financiar la realización de un estudio para determinar si esta sustancia tiene eficacia real sobre la epilepsia refractaria”, planteó el profesional.

En esta línea recordó que lo que existen son estudios privados que provienen de grupos que promueven el uso recreativo de la marihuana y sostienen que se podría utilizar con fines medicinales. Asimismo mencionó que “con rigor científico solo existe un proyecto del Reino Unido que está en fase III de investigación”.

Carini describió que en la práctica real hay una cuestión “bastante mezclada entre pacientes y las aguas se dividen entre quienes frente al problema deciden utilizar esta sustancia y quienes se niegan por falta de evidencia científica.

“También hay un fallo que genera una serie de controversias y que se sustenta en la ley de los derechos del paciente, así que lo que el proyecto busca es pedir al Estado la realización de los estudios para saber efectivamente si con el cannabidiol puede tratarse o no esta patología y sobre esa base avanzar con la importación o producción del medicamento”, sostuvo.

El profesional admitió que a nivel mundial este es un tema “controvertido” y defendió la idea de “pedir un estudio de investigación. No estamos pidiendo que se trate con un derivado de la marihuana una patología, estamos solicitando que se impulse una investigación que aclare una contradicción que se está dando.

“Pensar que una planta de marihuana tiene efecto medicinal es un concepto demasiado ambiguo y riesgoso. Acá estamos hablando del cannabidiol, una de las sustancias de la marihuana, que no provoca dependencia ni el efecto que el consumidor recreativo busca”, aclaró.



La epilepsia

Para la OMS la epilepsia es un “trastorno neurológico crónico que afecta a personas de todas las edades”. Representa el 1% de la carga mundial de morbilidad en la población, y de ese porcentaje solo el 70 u 80% son eficazmente tratados con medicación. El restante puede evolucionar hacia una epilepsia resistente a la medicación o refractaria, lo que causa un deterioro neuronal progresivo.