Israel y el Cannabis

Israel ha sido, históricamente, un país donde la investigación y desarrollo sobre el cannabis  no se han visto entorpecidos por el Gobierno (no al menos en la misma medida que muchos otros países).

Israel y el cannabis

Israel ha sido, históricamente, un país donde la investigación y desarrollo sobre el cannabis  no se han visto entorpecidos por el Gobierno (no al menos en la misma medida que muchos otros países). No en vano, ya en los años 60 el profesor Raphael Mechoulam y su equipo realizaron importantísimos hallazgos en este campo; en 1963, Mechoulam y Yuval Shvo aislaron y establecieron la estructura del CBD (Cannabidiol). Un año más tarde, Mechoulam y Yehiel Gaoni consiguieron aislar el THC (delta9 tetrahidrocannabinol) por vez primera. El estudio posterior de los endocannabinoides se debe también, en gran medida, al profesor Mechoulam.

Contenedores para marihuana de MedReleaf. Foto: MedReleaf 

En 1992, Israel aprovó por vez primera el uso de cannabis medicinal en un paciente con un caso de asma severa. Años después, en 2007, el Ministerio de Salud israelí implementó un programa de cannabis medicinal del que hoy en día se benefician cerca de 20.000 pacientes, con una estimación para 2016 de unos 30.000.

En la actualidad, Israel se ha convertido en uno de los mayores laboratorios de estudio de nuestra amada planta, donde científicos de todo el mundo viajan para conocer los últimos avances al respecto, tanto en cultivo extremo (la mayoría de zonas de este pequeño país tiene condiciones climáticas desérticas, donde el cultivo de marihuana se hace más complicado debido a las altas temperaturas diurnas) como en el campo de la marihuana medicinal , en el que Israel es referente mundial.

Aunque las políticas de drogas esgrimidas por este país han sido históricamente duras, también es cierto que no comparte la tumultuosa relación de los Estados Unidos respecto a la marihuana, ni el estereotipo negativo a menudo asociado con su consumidor. Muy al contrario, siempre se ha entendido el derecho a que los pacientes reciban el medicamento que mejor consiga paliar sus dolencias.

 

Legalidad de la marihuana en Israel

Históricamente, Israel ha mantenido una posición prohibicionista respecto a la marihuana, clasificándola como una droga ilegal y peligrosa. Aún así, a partir de mediados de los años 90, un grupo de activistas, científicos y políticos empezó lo que hoy se conoce como el mayor y más avanzado programa de cannabis medicinal del mundo, un programa que, si bien no es tan laxo como el aplicado en algunos estados de EEUU, tiene quizá más probabilidades de perdurar, precisamente por su rigidez.

En lo que llevamos de año, el debate sobre la legalización de la marihuana recreativa se ha hecho público también en Israel. Recientemente, el periodista y miembro del partido político Jewish Home Yinon Magaladmitió públicamente ser consumidor de cannabis y abogó por la legalización a todos los niveles, relacionándola directamente con las libertades individuales, unas palabras apoyadas por los más de 1.000 manifestantes de la Cannabis March que se reunieron la pasada primavera en la Plaza Rabin, en Tel Aviv.

Justo antes de estos hechos, la causa por la legalización había recibido un apoyo más que inesperado; Yohanan Danino, un inspector de la Policía Israelí, había dicho públicamente que tanto Policía como Gobierno debían “sentarse y reexaminar su postura respecto al cannabis”. Según Danino, la demanda mundial que hay de parte de miles de usuarios hace evidente la necesidad de una profunda reflexión y, probablemente, un cambio en las políticas de drogas hacia la total legalización de la marihuana.

Estos son sólo algunos ejemplos de personalidades israelís que están “saliendo del armario cannábico”, apoyando la causa de la legalización global y dando un paso más hacia la normalización del uso de esta planta.